Yo, mujer, educada y trabajadora

Experiencia de pensamiento 2

Caja de herramientas: artículos periodísticos en línea, sala de Informática con conexión a Internet y/o copias del texto de Eugenio María de Hostos “La educación Científica de la mujer”, lápiz y papel o procesador de texto.

Tiempo Estimado: dos módulos – 160 minutos

Opcional: Programación y práctica docente interdisciplinaria con el profesor que tiene a cargo Formación Ética y Ciudadana; Filosofía; Ética;  Historia; Tecnología y/o Informática. 

Primer momento: diversidad

El 8 de marzo de 2008 el diario Los Andes publica en su sitio web comentarios, de un grupo de mujeres que trabajan en el diario desde hace algún tiempo, bajo el título “La presencia femenina se hace sentir en DLA” por Rebeca Viloria DLA Trujillo.
Sugerimos la lectura reflexiva de cada uno de los comentarios que se transcriben a continuación a fin:
- señalar afinidades y/o discrepancias
- identificar los supuestos desde los cuales se enuncian
- reflexionar críticamente sobre el rol de la mujer en un Medio Masivo de Comunicación hacia el 2008
A los que se puede acceder en formato virtual en el link http://diariodelosandes.com/content/view/30874/105433/

La presencia femenina se hace sentir en el DLA
escrito por Rebeca Viloria /DLA Trujillo  
sábado, 08 de marzo de 2008

  Hoy 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, por tal motivo Diario de los Andes reconoce la labor de todas aquellas que incansablemente luchan día a día por salir adelante. Además las felicita por su gran valor, potencial y constancia puesta de manifiesto en la labor realizada.
Josefina Delgado: "Somos muy responsables"
Coordinadora de Finanzas con 12 años laborando en el DLA. "Las mujeres estamos cumpliendo varios roles, no sólo en el hogar sino fuera de él también. Además somos muy responsables para desempeñar cualquier tarea que desempeñemos".
Amelia Durán: "Pensamos en la superación"
Auxiliar contable desde hace 7 años. "La mujer ha dejado atrás el dedicarse sólo a las labores del hogar para abrirse paso en un mundo que exige la presencia de personas inteligentes y capaces de ejercer cualquier rol".
Lídisis Ocanto de Pavón: "Sin temor al cambio"
Gerente Administrativa con 14 años en el DLA. "La mujer ha logrado tanto que se podría decir que está a la par con el hombre. No debemos sentir temor al cambio. Debemos superarnos para ser mejor cada día y aceptar los retos".
Ismelda Gil: "Somos guerreras"
Secretaria desde hace 16 años en el DLA. "El rol de nosotras es ser guerreras porque tenemos que hacer de todo. Compartimos el rol de ama de casa con el trabajo y la familia, a veces hay que multiplicarse. Tenemos capacidad para todo".
Mireya Rondón: "Compartir tiempo"
35 años trabajando en el diario como secretaria. Es una fiel representante del DLA. "Antes las mujeres sólo nos ocupábamos del hogar, ahora tenemos diferentes cosas que atender porque compartimos eso con el trabajo, u otras actividades".
Rosario Peña: "Somos persistentes"
Secretaria desde hace 23 años en el DLA. "Es impresionante el paso que ha venido dando la mujer porque cada día tenemos más responsabilidades. Las mujeres han ganado muchos espacios laborales gracias a su creatividad, empeño y destrezas".
María Alexandra Muchacho: "No somos el sexo débil"
Gerente de negocios desde hace algún tiempo. "La mujer cada día demuestra que no es el sexo débil. Me siento orgullosa de ser mujer y de tener una hija. La mujer actualmente está muy bien representada en todos los ámbitos".
Elsa Polanco: "Somos emprendedoras"
Ejecutiva de ventas. Tiene "toda una vida" trabajando en el DLA. "Las mujeres somos muy emprendedoras, ingeniosas y talentosas, es por ello que ocupan cargos sumamente importantes alrededor del mundo".
Maryorie Concha: "Dejar a un lado la independencia"
Coordinadora de Ventas desde hace poco tiempo, para ella la mujer "en los últimos años se ha independizado, ya que trabaja, atiende el hogar, estudia, y hasta practica deportes. Debemos superarnos para sobresalir".
Victoria  Cuevas: "Somos multifuncionales"
Diseñadora gráfica de la revista Estampas Andina. "Las mujeres actualmente estamos a la vanguardia. Hemos demostrado que podemos realizar cualquier labor indistintamente del esfuerzo que le pongamos, por eso somos multifuncionales".
María Emilia Abreu: "Orgullosa de ser mujer"
Encargada de pautar la revista Estampas Andina. "Hay mujeres que son madres solteras, y cumplen varios roles a la vez, dependiendo de sí mismas para salir adelante. No es fácil ser mujer pero me siento orgullosa de serlo".
Paula Rivero: "Diversidad de roles"
Gerente Editorial Corporativo. "La mujer cada día está ejerciendo el derecho que tiene como ser humano a incursionar en todas las áreas sin abandonar roles tan importantes para la sociedad, como el de ser madre, esposa y ama de casa".
Rosa Quintero: "Libertad para cumplir"
Es transcriptora y madre de una niña. Afortunadamente el trabajo le facilita compartir con ella y realizar las labores del hogar. "La mujer tiene más libertad que antes para hacer las cosas y puede cumplir con todas si se lo propone".
Blanca Ochoa: "Disposición sin pereza"
Periodista. "Las mujeres estamos dispuestas a ocupar cargos en cualquier ámbito. Para nosotras no hay tarea ni meta imposible de alcanzar. Desarrollamos más habilidades que los hombres porque no tenemos pereza".
Ana Núñez: "Sin nada que envidiar"
Gerente de producción. "Ahora las mujeres prácticamente hemos desempeñado diferentes roles con mucha seguridad y no tenemos nada que envidiarle a los hombres, porque nosotras somos capaces de abarcar varios ámbitos".
Igualdad

 "La Mujer salió de la costilla del hombre, no de los pies para ser pisoteada. Ni de la cabeza para ser superior... sino de su costado, para ser igual... debajo del brazo para ser protegida... y al lado del corazón para ser amada". (Anónimo) ¡Feliz Día para todas las mujeres valientes de esta tierra andina!

Segundo momento: reconocimiento en el análisis de un caso

El 7 de marzo de 2004, en Mendoza, el Diario Los Andes, publica en el Suplemento Cultura el artículo titulado  8 de marzo: Día Internacional de la Mujer. En línea en http://www.losandes.com.ar/notas/2004/3/7/cultura-101594.asp

La lucha por los derechos de las mujeres ha tenido diversos rostros: desde las sufragistas a Simone de Beauvoir, desde las Madres de Plaza de Mayo a Rigoberta Menchú. A ellas, y también a todas las que trabajan para que otro mundo sea posible, Cultura les rinde este homenaje.

El 5 de marzo de 1908, en reclamo de igualdad salarial, disminución de la jornada laboral a diez horas y un tiempo para la lactancia, miles de costureras de varias compañías neoyorquinas decidieron realizar un paro. Ante la negativa a hacer lugar a la demanda por parte del gobierno, el ambiente comenzó a caldearse y hubo duros enfrentamientos. El 8 de marzo, en la fábrica Sirtwood Cotton, que acababan de tomar en forma pacífica sus 129 obreras, el propietario, con saña criminal, cerró las puertas con candado y luego prendió fuego a las instalaciones. En la brutal matanza, que conmovió al mundo entero, murieron las 129 huelguistas.

La huelga duró meses y fue apoyada por las trabajadoras de muchas otras ciudades en Estados Unidos.

Pasaron dos años para que el 8 de marzo se instituyera como Día Internacional de la Mujer. Esto ocurrió gracias a la iniciativa de las dirigentes comunistas alemanas Clara Zetkin y Kate Dumker, quienes lanzaron la propuesta durante la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres Trabajadoras, realizada en Copenhague, Dinamarca, en 1910.

Desde entonces, las mujeres de todo el mundo, especialmente las de las clases oprimidas, han convertido esa fecha histórica en una gran jornada de combate contra la explotación asalariada y la discriminación. Luego, en 1975, Año Internacional de la Mujer, la ONU se plegó a esta iniciativa y declaró al 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer.

Durante siglos, a la desigualdad entre géneros se la consideró natural. Desposeídas del manejo de los bienes, equiparadas a un incapaz, imposibilitadas de acceder a la educación, castradas sexualmente, la mitad femenina de la población hasta llegó a ser objeto de una polémica religiosa sobre si poseía alma. Desde siempre, y partiendo de condiciones tan desfavorables, hubo mujeres que se rebelaron contra las limitaciones que les imponía su época y emprendieron una batalla heroica que ha concluido con la incorporación de muchas de las banderas feministas a la lógica social.

Muchas de las acciones que ha desarrollado el movimiento de mujeres a través de la historia son desconocidas por las generaciones presentes. A pesar de lo difícil que resulta reconstruir esa silenciada parte de la historia, el aporte de innumerables mujeres por recrear los hechos tal y como se dieron, nos permite acercarnos, en gran medida, a las antecesoras del movimiento feminista.

Desde Juana de Arco a Juana Azurduy; desde Manuela Sanz, la guerrera amante de Simon Bolívar, a Mariquita Sánchez; desde las sufragistas de principio del siglo XX a Simone de Beauvoir; desde Alicia Moreau a Eva Duarte; desde Madame Curie a Rosa Luxemburgo; desde Julieta Lanteri a Nora Cortiñas; desde Margarita Yourcenar a Alfonsina Storni; desde Sor Juana Inés de la Cruz a Marta Pelloni; desde Clara Zetkin a Flora Tristán; desde Marta Maffei a las madres cuyos hijos fueron víctimas del gatillo fácil; desde las Madres y las Abuelas de Plaza de Mayo a Rigoberta Menchú (Premio Nobel de la Paz); desde las mujeres que participan en asambleas barriales a las obreras de Brukman. Estas son algunas de las referentes, entre miles, que hicieron posible el derecho al voto, el acceso al conocimiento, el invalorable aporte al arte, a la ciencia y a la política.

Las que enfrentaron al poder omnipotente, las que quebraron regímenes feudales, las que criaron a sus hijos, sostuvieron a su hogar y se sumaron y encabezaron movimientos sociales. Las que aportaron desde el anonimato, las que superaron el cansancio de la doble jornada, de las noches en vela, de los hijos enfermos, de los hijos desaparecidos. Inclaudicables militantes de la vida, dan vida y luchan por un mundo mejor. Como aquellas 129 obreras de una fabrica textil, que fueron quemadas en un incendio intencional por el hecho de reclamar sus derechos.
El 8 de marzo es un homenaje a todas las mujeres que intentaron e intentan cambiar la historia. La mentada igualdad y los derechos ciudadanos de las mujeres aún son precarios, la discriminación persiste y aún quedan muchas conquistas por alcanzar. Suele decirse que la liberación de la mujer es la revolución más larga de la historia. Mirando hacia atrás, casi 100 años después de ese horroroso crimen, es mucho lo que se ha avanzado, pero seguramente aún es largo el camino que queda por recorrer.
Análisis del caso
A partir de la lectura del recorte periodístico  resuelve las siguientes consignas:
A. Identificación del conflicto:

- Identifica y explica el problema principal y al menos dos problemas secundarios.
- Señala lugar, tiempo y principales involucrados en el conflicto principal y los secundarios.

B. Análisis del conflicto principal:
- El conflicto principal se puede caracterizar como: a) ético b) jurídico c)éticojurídico Justifica
- Identifica en el conflicto valores en juego.
- Es posible señalar en el conflicto principal un conflicto de valores. ¿Cuáles? ¿Por qué?
- Identifica en el conflicto derechos en juego.
- Establece un vínculo entre los derechos enunciados y las tres generaciones de derechos.
- Menciona los artículos de la constitución en los que están presentes los derechos enunciados con anterioridad.
- Es posible señalar en el conflicto principal un conflicto de derechos. ¿Cuáles? ¿Por qué?
- El conflicto principal presenta un atentado a la dignidad humana. Justifica.
- El conflicto principal muestra violación de derechos. Justifica.

Identifica en el conflicto principal los argumentos sostenidos por los principales involucrados.
Elabora un diálogo hipotético en el que los argumentos entren en juego y se presente el conflicto en toda su complejidad.

C. Resolución del conflicto principal:
- Es posible identificar en el texto una respuesta al conflicto. Explícala.
- Consideras que esa respuesta fue un modo de resolver el conflicto o de silenciarlo, evadirlo, asimilarlo o de  ajusticiarlo.
- En los tiempos que corren el conflicto hubiese concluido tal como lo señala el artículo. ¿Por qué?
- Elabora al menos dos alternativas posibles para su resolución pacífica.
Tercer  momento: análisis del discurso
Uno de los pilares de la formación del pensamiento de Eugenio María de Hostos fue el krausismo español. El ensayo de Hostos, “La educación científica de la mujer”, proyecta el contenido krausista de su pensamiento. En el Ideal de la Humanidad para la vida (la obra por excelencia del krausismo español) no sólo se da énfasis a la necesidad de elevar a la mujer a igualdad con el hombre, sino que ello es característica necesaria para conseguir la armonía de la sociedad perfecta. Ya que el hombre, nos dice:

“se interesa con igual estima y amor hacia la femenina que hacia la masculina humanidad; ama y respeta la peculiar excelencia y dignidad de la mujer. Cuando observa que esta mitad esencial de la humanidad está hoy en unos pueblos oprimida y degradada, en otros postergada, o abandonada en su educación por el varón, que hasta ahora se ha atribuido una superioridad exclusiva; cuando observa que la mujer dista hoy mucho del claro conocimiento de su destino en el todo, de sus derechos y funciones y altos deberes sociales, se siente poderosamente movido a prestar ayuda y fuerza a la mujer”. Hostos aplica especialmente en este ensayo estos principios. También su vocación pedagógica se encuentra ligada a los principios del Ideal de la Humanidad, donde se afirma que “adquirir conocimientos, extenderlos y construirlos en un sistema científico, es fin real en sí y fundamental del destino humano"
En línea es posible ampliar el comentario precedente  http://www.ensayistas.org/identidad/interface/hostos/educacion/

Sugerimos la lectura del texto en la sala de informática agrupados por máquina. En línea: http://www.ensayistas.org/antologia/XIXA/hostos/hostos3.htm

A continuación el análisis del texto atendiendo a:

En el primer párrafo de su ensayo Hostos se sitúa en espera de que su ensayo

 “no caerá bajo el anatema [desprecio] del escándalo el tema que me propongo”

•    ¿Por qué teme Hostos que pueda ser tema de escándalo el proponer la educación en la mujer?
•    ¿Qué podemos deducir de esta frase sobre la situación de la mujer hacia 1873?
•    ¿Por qué da tanto énfasis a que su charla/ensayo, como obra científica, no se va apartar de “los hechos demostrados positivamente por la ciencia”?

Hostos diagnostica la situación de la mujer de aquellos tiempos:

“Educada exclusivamente como está por el corazón y para él, aislada sistemáticamente como vive en la esfera de la idealidad enfermiza, la mujer es una planta que vegeta, no una conciencia que conoce su existencia; es una mimosa sensitiva que lastima el contacto de los hechos, que las brutalidades de la realidad marchitan; no una entidad de razón y de conciencia que amparada por ellas en su vida, lucha para desarrollarlas, las desarrolla para vivirlas, las vive libremente, las realiza. Vegetación, no vida; desarrollo fatal, no desarrollo libre; instinto, no razón; haz de nervios irritables, no haz de facultades dirigibles; sístole-diástole fatal que dilata o contrae su existencia, no desenvolvimiento voluntario de su vida; eso han hecho de la mujer los errores que pesan sobre ella, las tradiciones sociales, intelectuales y morales que la abruman, y no es extraordinario que cuando concebimos en la rehabilitación total de la mujer la esperanza de un nuevo orden social, la esperanza de la armonía moral e intelectual, nos espantemos: entregar la dirección del porvenir a un ser a quien no hemos sabido todavía entregar la dirección de su propia vida, es un peligro pavoroso.”
Palabras de Eugenio María de Hostos extraídas del texto

•    Traduce esa situación con tus palabras
•    Trasfiere este diagnóstico a nuestros tiempos. ¿Es aplicable? ¿Por qué? ¿Es necesario/posible ampliar el diagnóstico? ¿Por qué?

Hostos señala la causa de aquel diagnóstico:
“Y sin embargo, es necesario arrostrarlo, porque es necesario vencerlo. Ese peligro es obra nuestra, es creación nuestra; es obra de nuestros errores, es creación de nuestras debilidades; y nosotros los hombres, los que monopolizamos la fuerza de que casi nunca sabemos hacer justo empleo; los que monopolizamos el poder social, que casi siempre manejamos con mano femenina; los que hacemos las leyes para nosotros, para el sexo masculino, para el sexo fuerte, a nuestro gusto, prescindiendo temerariamente de la mitad del género humano, nosotros somos responsables de los males que causan nuestra continua infracción de las leyes eternas de la naturaleza. Ley eterna de la naturaleza es igualdad moral del hombre y de la mujer, porque la mujer, como el hombre, es obrero de la vida; porque para desempeñar ese augusto ministerio, ella como él está dotada de las facultades creadoras que completan la formación física del hombre-bestia por la formación moral del hombre-dios.”
Palabras de Eugenio María de Hostos extraídas del texto

•    Traduce con tus palabras la causa
•    Transfiere esta causa a nuestros tiempos. ¿Es aplicable? ¿Por qué? ¿Es preciso/posible enumerar otras causas? ¿Cuáles?

Hostos escribió este ensayo hace ya casi siglo y medio, el diagnóstico al que alude ¿tiene todavía vigencia? Compartes la ¿causa que acusa? En los tiempos que corren ¿Aceptarías la afirmación de que “Ley eterna de la naturaleza es igualdad moral del hombre y de la mujer”? Justifica.

Hostos señala

“No se demostrará jamás, y siempre será base de la educación científica de la mujer la igualdad moral del ser humano. Se debe educar a la mujer para que sea ser humano, para que cultive y desarrolle sus facultades para que practique su razón, para que viva su conciencia, no para que funcione en la vida social con las funciones privativas de mujer. Cuanto más ser humano se conozca y se sienta, más mujer querrá ser y sabrá ser.”

•    Explica cuál es el procedimiento por el cual se educará a la mujer para que sea ser humano atendiendo a la distinción entre “actividades y facultades de nuestro ser”.

En el tercer párrafo antes de concluir, Hostos establece un vínculo entre la educación, la libertad y el amor en el marco de los principios krausistas “lo bello”, “lo bueno”, “lo verdadero”. Elabora un comentario de diez líneas al respecto.
Cuarto momento: integración
Sugerimos reagruparnos. Los primeros grupos armados contaban con cuatro integrantes. Esta vez solicitaremos que cada integrante se numere y nos agrupamos en cuatro grupos, los “unos” por un lado, los “dos” por otro….

Compartimos nuestros comentarios.
Recuperamos el punto C del análisis del caso abordado en el segundo momento.
Intentamos pensar en qué medida el último comentario en relación a los vínculos entre la educación, el amor y la libertad, pueden resultar una solución al conflicto principal analizado previamente. 
 Producimos un texto colaborativo que reúna el sentido de lo reflexionado y se titule

“sin la educación de la mujer el hombre no es completo”